Sabores de Zaachila, abre segunda edición este sábado y domingo


Un chocolate atole producto de una molienda en el metate, una carne asada al carbón con guacamole de molcajete, o una barbacoa hecha en un horno de tierra, serán algunos de los platillos que este sábado 28 y domingo 29 de septiembre tendrán lugar en la segunda edición de los Sabores de Zaachila.
En su segundo año, este festival gastronómico del pueblo zapoteco espera el arribo de cientos de visitantes para que degusten de los platillos autóctonos producidos en este municipio. Para este sábado todos los gremios de comerciantes y el ayuntamiento de Zaachila se han unido para darle un impulso importante a los productos de esta tierra.
Más de 70 tocineros expenderán las tradicionales carnitas, cecina enchilada, chorizo, costillas, tasajo, además de la gran producción de pan que desde las primeras horas de sábado comenzarán a elaborar.
Frente al Teatro Zaachila 600 Años, se monta una carpa para las expendedoras quienes comenzarán desde muy temprano y hasta la cena, la vendimia de barbacoa, empanadas, memelas, chocolates, mole y a un costado las famosas nieves de la región.
El presidente municipal de la Villa de Zaachila, Adán López Santiago destacó que este festival continúa en su segundo año gracias a la respuesta que se tuvo el año pasado, y la coordinación que se ha tenido con el apoyo activo con los comerciantes y todos los gremios.
“Nos iremos muy satisfechos en este trienio ya que hubo logros importantes, tuvimos derrama histórica en las fiestas del Laani Ro Daan Zaadxi, se creó el festival gastronómico Los Sabores de Zaachila, en noviembre impulsamos la feria del pan de muerto, mole, el chocolate y la jícama, las bases están creadas y sin duda sabemos que se continuará para que en unos años sea Zaachila referencia gastronómica y cultural de Oaxaca”.
Así, este sábado y domingo en Zaachila habrá desde muy temprano desayuno, comida, cena y diversos antojitos natos de este municipio, como las gollorías –dulces de nuez y leche-, nenguanitos, turrones. Zaachila les espera.