Necesario un museo en Zaachila para resguardar tesoros

colis

Los objetos encontrados en las tumbas 1 y 2 de Zaachila, están bajo resguardo del Museo Nacional de Antropología e Historia, pero en la bodega.

A 50 años de que hiciera en Zaachila uno de los hallazgos más importantes de su carrera, el descubrimiento de las tumbas prehispánicas 1 y 2, el arqueólogo Roberto Gallegos Ruiz, planteó la necesidad de construir un museo comunitario para fortalecer su identidad.

Los tesoros hallados en las Tumbas 1 y 2, actualmente se encuentran en el Museo Nacional de Antropología e Historia, pero no todas las piezas están expuestas, es por ello que Gallegos Ruiz, proyecta un espacio museístico en Zaachila, para que de esta forma los pobladores soliciten algunas piezas para exponer.

“Primero la comunidad se tendría que organizar para construir un museo, quizá puede ser uno comunitario, que son los que de alguna forma protegen el acervo de cada región y una vez que se tenga, solicitar al Museo Nacional de Antropología e Historia algunas piezas que se encontraron aquí y que resguarda, ¿por qué dónde estarán mejor, en una bodega o un museo?”.

El arqueólogo que hace medio siglo trabajó en Zaachila confió en que la población logrará construir un espacio, “y gracias a los adelantos tecnológicos, ahora en los museos se puede reconstruir cómo pudo haber sido enterrado el señor 9 Flor y cómo vivían; todo eso se puede mostrar a través de imágenes”.

Por medio de las piezas que encontraron en las Tumbas 1 y 2, el entrevistado señaló que se pueden reconstruir distintos aspectos de la vida de ese tiempo.

Riqueza arqueológica

Para Roberto Gallegos, el hallazgo de las Tumbas 1 y 2 de Zaachila, va más allá de una trascendencia oaxaqueña, “de alguna forma sirven para reconocer que Zaachila había sido una ciudad capital de los zapotecos, que hoy no tengamos los testimonios porque las construcciones han sufrido deterioro, no nos impide ver que fue un sitio importante”.

Agregó que el hallazgo no sólo se traduce en objetos, sino que esto los lleva a fuentes históricas y relaciones geográficas, que le permitieron saber que Zaachila predominó en los Valles Centrales y sitios como Cuilapam, Mitla, Tlacolula, entre otros, le tributaban.

Zaachila seguramente creció paulatinamente, detalló el arqueólogo, ya que era un valle con tierra fértil, “y donde el hombre tiene alimentos, la densidad de población aumenta, eso le permitió a Zaachila crecer”.

En las tumbas exploradas Roberto Gallegos identificó al señor 9 Flor, esto debido a los relieves.

“Hay algunos otros planteamientos que reconocen en la tumba 1 al señor 5 Flor, y en el caso de la 2 no supimos quién estaba ahí, fue muy complejo, lo que sí puedo decir es que los objetos personales que llevaban demuestran que tenían un nivel alto y un reconocimiento”, explicó.

Entre los objetos que llevaban en la tumba 2, se encuentra un gran pectoral de oro, orejeras de obsidiana, así como pulseras y un anillo de oro.

El arqueólogo dijo tener un inventario de todo lo que descubrió hace 50 años, información que publicó en un libro editado por la UNAM, el cual busca actualizar.

En las tumbas 1 y 2, se encontraron piezas como la Copa colibrí, una cerámica de 10 centímetros de alto, la cual está adornada con pintura tipo códice, ésta se asocia a una ofrenda fúnebre.

Otro de los descubrimientos fue una vasija trípode con la imagen de una calavera, la cabeza de ésta es movible.

“La comunidad se tendría que organizar para construir un museo, y una vez que se tenga, solicitar al Museo Nacional de Antropología e Historia algunas piezas que se encontraron aquí y que resguarda, ¿por qué dónde estarán mejor, en una bodega o un museo?” Roberto Gallegos Ruiz / Arqueólogo

EL DATO:

Conexiones culturales

El hallazgo de las tumbas 1 y 2 de Zaachila, sirvió para comprobar la conexión entre las culturas zapoteca y mixteca.